martes, 24 de julio de 2018

Cerca de las primeras vacaciones.

Comienza la semana con un día de fiesta del municipio el lunes, nos fuimos a la finca e hicimos unos choricitos y pasamos una tarde agradable, relajados y disfrutando de la piscina. 
 Hemos jugado unos dardos entre cervecita y cervecita y lo hemos pasado genial, una buena manera de empezar la semana, es un lunes-domingo. 
El martes comemos en casa de mis padres un caldo de pescado alucinante, Juanito comió mucho, le gusta la comida con buen sabor. 
 Llegó el día en que se le ha cambiado la lona al estanque que aún estamos pagando, vino defectuosa de fábrica y el viernes lo llenaré para pasar el verano entero con agua e ir dejando la finca verde. Quedan muchas cosas pendientes de terminar pero las he dejado a un lado para tomarme un descanso y disfrutar un poco del dinero yendo de vacaciones. 
 El miércoles decido después de ir al gimnasio con Ángela tirar para la finca corriendo por la montaña, y menuda carrera que me hice, a pesar de tener unos kilos de más me noté ya con algo de ritmo. 
Es impresionante como han crecido los mangos de un día para otro, en unos días ya habrá algún que otro para comer.
Durante la semana he ido re colocando plantas decorativas para dejar espacio a algunos papayeros que quiero ir plantando. 
Por su parte Juanito ha estado con los abuelos entretenido, estoy preparando la finca para cuando llegue el fin de semana poder disfrutar de unos días de tranquilidad. 
El viernes por la mañana bajamos al Puerto de Mogán a comprar flores, y me traje unos papayeros, mi madre me compró algunos rosales que iré plantando en algún lugar de entre sol y sombra a ver que tal se dan. 
En éste lugar antes tenía una duranta y la he cambiado por un papayero, creo que le dará mejor vista y de paso pues algún fruto cogeremos. 
Donde antes tenía el pomelo ahora he plantado otro papayero, me gusta ésta variedad que se llama Red Lady, parecen pequeñas palmeras y conserva muy bien sus hojas, habrá que cuidarlos y mimarlos para que de buen fruto. 
Desde el viernes por la tarde nos quedamos en la finca, como siempre soy el primero que despierto y me tomo mi café la mar de relajado en la mesa viendo el amanecer.
Hay una sinfonía de pájaros y una brisa fresca que me hacen ver que merece la pena el dinero y tiempo invertido en éste lugar. Poco a poco ya va cogiendo colorido y me recreo sacando unas fotos por el entorno. 
Ésta foto es de los papayos que ha cargado el primer papayero que planté ya hace un año, está precioso, me parece un árbol espectacular aunque pasajero, no viven más que tres o cuatro años. 
                           
Juanito disfrutando de la caseta, el despertar del sábado, día que iríamos a la Playa de Veneguera a pasar la mañana para volver en la noche y hacer una barbacoa. 
Yo bajé corriendo, unos 10 km y algunos metros, bajé a buen ritmo, creo que una media por debajo de 5´el km, impresionando para lo pasado de peso que estoy, lo más importante es que lo disfruté. 
Una vez instalados pasamos una mañana agradable, Juanito se bañó, jugó y sobre todo habló mucho que es lo que más hace ahora. Le dediqué tiempo y aunque la playa estaba llena de piedras y difícil de entrar, pero bien que disfrutamos del agua fresquita. 
El poquito de arena que había en una esquina también nos sirvió para hacer figuras de arena o enterrar a Juanito y hacerle una cola de sirena. Me gusta mucho la playa de Veneguera por su tranquilidad y sobre todo cuando tiene más arena. 
Al llegar a la finca nos bañamos todos con la manguera, éstos son los momentos que uno con el tiempo valorará y recordará con cariño, esa tarde precisamente estábamos todos la mar de relajados. 
El domingo habíamos planeado hacer un tenderete con toda la familia en la finca y el tiempo acompañó con creces. Un día espectacular, comimos bien y echamos muchas risas. 
La piscina aunque no muy grande es muy acogedora, cabemos unos cuantos y da para refrescarse uno un poco, ya vendrán tiempos mejores y se comprará una más decente. 
El juego que está triunfando ahora son los dardos, mi hermano Raul se está haciendo un as en ellos, hasta mi padre paso por la diana y tiró algunas veces. 
He colgado algunas fotos en instagram y ésta ha sido una de ellas, Ángela me la sacó en uno de tantos baños de los que me di durante el día para soportar el calor que hacía y las cervezas que llevaba. 
Un día para recordar y una semana para  nunca olvidar, éstos son la clase de días que yo siempre pensé en pasar cuando comenzamos éste proyecto de vida que ahora todos disfrutamos. 

lunes, 16 de julio de 2018

Semana de curro y cambios.

 Empezamos una nueva semana, lunes me toca con Richar y tenemos un día de mucho curro pero lo afrontamos con alegría y buen humor, me relaja mucho estar en el trabajo ya que en casa casi no cabemos. 
 Por la tarde para relajar la mente salgo a caminar, estoy medio mareado de una contractura que tengo en el cuello y espalda pero respiro aire puro que me hace afrontar la tarde con mejor caracter. 
Ya estamos a martes y Juanito se va con los abuelos al Mercadona a echarles una mano, se está portando muy bien y parece que ya va cogiendo el ritmo del verano.
Ayer martes hizo el día más caluroso del verano hasta el momento. Decidimos llegar a casa e ir a la finca a disfrutar de la piscina unas horas y pasar esas horas de calor. Hicimos "Pepitos Calientes", según Juanito y pasamos unas horas agradables a pesar del calor asfixiante. Durante los baños también jugamos según él a la "Ducha Canaria", jajajaja.
Miércoles de mañana Juanito se ha ido un ratito a la playa de Anfi, yo con calor trabajando en la oficina, ya queda menos de ésta semana que supongo pasará volando.
Por la tarde se han ido Mike y Tony, Ángela los ha llevado al Aeropuerto y yo me he quedado en casa para llevar a Juanito a natación. Lo noté super cansado y sin ganas algunas de nadar, había pasado la mañana en la playa y yo pues igual que él. Aún así saqué fuerzas y limpié la casa para dejarla otra vez un poco habitable.
Otro día de trabajo más, ya es Jueves, Juanito se queda con los abuelos por la mañana y espera el almuerzo impaciente. Lo echo de menos cuando estoy en el trabajo a él y a Abián.
Por la tarde decidí ir a regar haciéndome la ruta de Mogán a Veneguera, hacía un poco de calor, pero lo más asombroso es en la pésima forma física que me encuentro. Pasado de peso y sin ninguna resistencia. Tengo que hacerme más constante en los buenos hábitos que tengo o tenía, y uno de ellos es el mantenerme en forma. 

 En el tiempo en el que yo estaba de ruta, Juanito y Ángela habían quedado con los amigos y las madres para ir un rato a la playa, el día estaba super bueno y lo pasaron de escándalo. Me alegra mucho verlo contento y relajado.
 A la vuelta les tenía una pizza casera preparada, a él le encanta y le tenía su película preferida de dibujos del momento, el principito, fue una tarde super agradable.
Juanito el viernes de mañana fue con los abuelos al dentista y fue muy guapo, al final tiene que ir a un especialista a quitarse ese diente o por lo menos a que lo vean. 
Ha pasado una mañana muy agradable y hasta ha tenido tiempo de ir al parque un ratito, esta tarde tiene natación y luego una cenita.
Foto de la clase de natación, le costó mucho ir pero al final lo disfrutó. Yo nade un poquito como calentamiento a una carrera continua que hice dentro del agua.
 Después de la natación nos fuimos de cena, Juanito se lo pasó muy bien, se lo comió todo y se comportó como un caballero.
 Me vio todo vestido de blanco y me dijo, "¿tú quien eres", creo que pensó que era una especie de disfraz o algo parecido.
 Terminaron la noche bailando, él más que Ángela, yo me lo pasé genial viéndolo bailar e imitar a Michael Jackson.
Sábado por la mañana a trabajar, al llegar a casa dormí una siesta en una colchoneta en el salón con Juanito y Ángela en el sofá, fue genial estar todos juntos. Luego salí de ruta, la tarde estaba estupenda y lo disfruté mucho. Me lo tomé con calma, en plan salud. 
Llegué a la finca en unos 45 minutos, regué, le di de comer a Gatita y a Canelo y salí para casa otra vez. Me dio tiempo a escuchar un rato la radio y disfrutar de la tranquilidad de ese lugar.
 A la vuelta ya atardeciendo hacía la temperatura perfecta y me encontré más fuerte que otros días aunque con dolor en uno de los tendones de aquiles, me lo tomé con calma y fue una tarde espectacular.
 Domingo han salido ha caminar mi madre, mi hermano y mis tías, han cogido por los Albarianes y seguido una ruta hasta llegar a la quebrada. Quiero hacer esa ruta un día pero hacer una circular llegando a la casa del pastor.
 Juanito y Ángela se han ido a la piscina de Mateo, lo ha pasado en grande, vi un vídeo de los dos y ya saben nadar muy bien.
Han comido pasta que ha hecho Erica y tomado el sol. La verdad que hoy hace un día de disfrutar. Esta tarde toca siesta viendo el Mundial de Fútbol si se pone aburrida la final.
Una semana muy bonita y llena de vivencias.
Un abrazo a todos. 

martes, 10 de julio de 2018

De visita.

 Comenzamos una semana en la que Tony y Mike se quedan en nuestra casa e intentamos pasarlo bien a pesar de las limitaciones, la casa es pequeña y sólo tenemos un coche. 
 Juanito se ha puesto más difícil aún, a la falta de actividad por no haber cole, se le suma la excitación de tener gente en casa, pero hacemos lo que podemos.
 Las salidas son pocas pero intentamos pasarlo bien, es difícil entrar en el chip de la gente que nos visita, ellos entran en modo vacaciones y notros pues estresados y con más trabajo de lo normal.
 Los desahogos son las salidas y paseos cuando salimos a comprar, yo me quedo con Juanito para que Ángela tenga su momento de paz. 
A principios de semana hemos jugado un partido entre gente del taxi y familiares, lo he pasado bien, pero no estoy preparado para ese tipo de esfuerzo, arrancadas y cambios de dirección. Se me cargaron mucho los abductores pero en general lo pasé bien y hasta metí un gol. 
 Entre semana hemos hecho una pequeña barbacoa en la finca y hemos encendido todas las luces que compramos días atrás, me ha gustado mucho la iluminación que deja en el entorno, estaría super bien pasar unos días tranquilos allí.  
 He puesto la piscina y hacía un día espectacular para darse unos baños, la temperatura idónea para disfrutar del sol y la brisa de la montaña. 
 El Huertillo se está convirtiendo poco a poco en un lugar donde tenemos tranquilidad y podemos disfrutar de nuestra intimidad sin intromisiones ni ataduras a nada ni a nadie, ese era el fin de todo éste proyecto, el poder tener un lugar de paz. 
 Quiero hacer mención a una frase que Juanito dice y que dejaré plasmada aquí para releerla en el futuro y que me lo recuerde, cuando quiere conducir me dice, "PAPI, QUIERO RANCAR", jajajaja. 
 Hemos colocado una diana y nos hemos echado unas partidas, es muy entretenido, empezamos con el 1 hay que terminar en el 20 y una vez terminado dar en la diana del centro. Nos pegamos un buen rato para terminar una partida que jugamos Ángela y yo, concretamente casi hasta la una de la mañana. 
El verano ha llegado y el tener agua propia y el sistema de goteo activo he hecho que ésto cambie de color en muchos aspectos, hay muchas flores y un ambiente super natural. Mucho colorido, las plantas y árboles ya están recibiendo mi buen rollo. 
No hay más que ver lo relajada que está Ángela en ésta foto, disfrutando de la piscina y el colorido que hay, aún siendo esos minutos de buenos momentos. 
Ha sido una semana cargada de mucho estrés y decisiones de nuestra calidad de vida tomadas, pero hay que seguir y salir reforzado, aprendiendo de los errores y revivir en el trabajo esos minutos de tranquilidad que hemos pasado en El Huertillo. 
Un abrazo a todos.