martes, 19 de junio de 2018

Ya a mitad de año

Parece que fue ayer cuando comimos las uvas y ya vamos por la mitad del año 2018, el tiempo vuela y nosotros con él. 
Comenzamos la semana de manera activa como casi siempre, Juanito en la piscina y Ángela y yo nos echamos una carrerita de unos 7km, me encontré muy bien a pesar de tener un resfriado de campeonato.
El martes fuimos a la finca a regar después de una siesta reparadora, Juanito y Triki vinieron conmigo y lo pasamos genial, están los días fuertes de carlor y hay que mojar los árboles de vez en cuando.
Miércoles después de trabajar otra reparadora siesta y acto seguido voy a correr 7km de mi casa al Draguillo, está guay cuando uno va teniendo un mínimo de forma física y me permite disfrutar cuando corro. Después de la carrera hasta tenía ánimos de sacar a Triki a dar un paseo al Campillo. 
 Juanito pasó la tarde con Alina y Simón, lo están pasando muy bien jugando todos juntos, aquí una foto de todos ellos disfrazados, hay que ver como disfrutan los niños en su mundo.
 El jueves había hablado con Beate de vernos en la Playa de Amadores para que los niños me vieran de uniforme y se sacaran una foto, estaban como asustados pero después se les fue quitando.
 El viernes por la tarde habíamos planeado tomar algo con Beate su marido y los niños en nuestra terraza, lo pasamos muy bien, éstos niños no paran de Jugar y me alegra mucho ver lo bien que se lo pasan.
 El idioma no es impedimento para que compartan juegos, bromas y muestras de cariño, me da mucha pena que no vivan aquí siempre y que Juanito crezca con dos niños más de su edad.
 La mañana de ese día y dando una ronda por el mercadillo, encontré un tipo de letra cerámica que me gustó mucho para la finca, quizás no para la puerta de entrada pero si para alguna pared del interior.
 En la mañana del sábado Ángela por su parte antes de ir a un cumpleaños al que estaba invitado Juanito, hizo una tarta de broma para esconder el teléfono móvil que le hemos comprado a Abián, quedó muy bonita y él ni se percató de que había un teléfono escondido dentro.
 Juanito en el cumpleaños de Naevia se lo pasó muy bien, y por primera vez se pintó completamente la cara, un diseño de Spiderman.
 Por la tarde noche llegó la esperada orla de Abián, fue un acto muy emotivo para todos y más aún para ellos, sus profesores dijeron unas palabras y ellos también leyeron algo para sus padres, compañeros y familiares.
Después del evento de la orla fuimos al Casa Enrique a celebrarlo y comimos muy bien. Fue una cena llena de risas y mucha alegría. Abián y todos sus familiares, pasaron un muy buen rato, éste chico se lo merece, es un puntal.
 El domingo por la tarde fuimos a enseñarle la finca a Beate y los niños, hicimos unos chorizos y perritos para los niños y nos tomamos unas cervezas, pasamos una tarde muy agradable pero muy agotadora.
Sobre todo yo que los llevé en la carretilla de un lado para el otro para entretenerlos, terminé hecho polvo, pero bueno lo pasamos genial.
Una semana llena de vivencias y buenos momentos como siempre.
Un abrazo a todos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario