domingo, 24 de junio de 2018

Semana semi libre.

Comienzo una semana en la que voy a tener menos días libres de los habituales, el lunes me dan ganas de salir a trotar, la tarde estaba increíble y lo disfruté mucho.  
Siempre suelo hacer algo, por ahora sigo corriendo un poquito y algo de gimnasio, eso combinado con las cosas que hago en la finca me mantienen en forma. 
Hablando de la finca ya tengo montadas 3 lineas de riego que funcionan perfectamente, ahorro muchísimo tiempo, ahora puedo dedicarme plenamente a otras cosas en el rato que perdía regando. 
Ésta línea de riego transcurre por la parte izquierda de la finca y riega la parte ornamental, casi todo son flores y arbustos.
Da mucho trabajo pero estéticamente queda todo muy bonito enterrado, aparte que se puede caminar o jugar por todo el terreno sin tener que tropezar con ninguna manguera. 
Abi ésta semana ha estado en casa, es la semana de las notas y las ha aprobado todas con muy buenas notas, se lo ha currado, aquí lo vemos en una foto muy graciosa con el pijama de su abuelo. 
                              
Hoy se han ido Beate y su familia a Alemania, Juanito ha pasado unos días super buenos con ellos y nosotros también, los echaremos de menos. 
                             
Hoy también ha sido el último día de colegio de Juanito y le ha llevado unas magdalenas a su profesora, ha sido un curso que ha pasado volando. Parece que fue ayer cuando lo llevamos al cole y mira, ya ha pasado un curso completo. 
 Esa misma mañana hemos ido Triki y yo a ordenar la finca esperando la llegada de Toni y Michael, terminé de colocar las piedras que habían tiradas e ir ordenando la cantidad de cosas que hay por todas partes para que sea un lugar más agradable. 
 Éste es el aspecto después de pegarme el curro del día, todo muy limpio y ordenado, como me gustan a mi las cosas. 
 El viernes por la noche dormimos en la finca, fue una noche super tranquila que me sirvió para recargar completamente las pilas, me encanta el silencio de la noche combinado con las luces decorativas que tenemos repartidas por la finca. 
 Juanito por su parte llevó el coche por la bajada de tierra de vuelta a casa, cada vez lo hace mejor. Está muy guapo con su corte de pelo, que todo hay que decirlo, ya se ha cortado el pelo quedándose él solo en la peluquería. 
Desde el viernes estoy trabajando por un compañero y se me ha hecho la semana super corta. Ángela está comprando las últimas cosas que nos hacen falta para terminar de ordenar un poco la casa de Veneguera y hacerla un poco más habitable para pasar unos días allí. 
                                                  
La noche del sábado para el domingo Paola y Abián se quedaron en casa y les saqué una foto a cada uno. 
 Están guapísimos y calladitos, jajajaaj, que gracia me hacen éstas fotos, se que me van a matar, pero así aprenden de reírse un poco de ellos mismos.
Después de esas maravillosas fotos salimos a correr un rato Ángela y yo, me encontré fatal, pero bueno, hice 7km e invertí un poco en salud que es lo que cuenta. 
 Ya en el trabajo me llega ésta foto de Juanito, se golpeó con la ventana del salón y se abrió dos pequeñas brechas, lloró algo y siguió jugando tan pancho. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario