domingo, 24 de junio de 2018

Semana semi libre.

Comienzo una semana en la que voy a tener menos días libres de los habituales, el lunes me dan ganas de salir a trotar, la tarde estaba increíble y lo disfruté mucho.  
Siempre suelo hacer algo, por ahora sigo corriendo un poquito y algo de gimnasio, eso combinado con las cosas que hago en la finca me mantienen en forma. 
Hablando de la finca ya tengo montadas 3 lineas de riego que funcionan perfectamente, ahorro muchísimo tiempo, ahora puedo dedicarme plenamente a otras cosas en el rato que perdía regando. 
Ésta línea de riego transcurre por la parte izquierda de la finca y riega la parte ornamental, casi todo son flores y arbustos.
Da mucho trabajo pero estéticamente queda todo muy bonito enterrado, aparte que se puede caminar o jugar por todo el terreno sin tener que tropezar con ninguna manguera. 
Abi ésta semana ha estado en casa, es la semana de las notas y las ha aprobado todas con muy buenas notas, se lo ha currado, aquí lo vemos en una foto muy graciosa con el pijama de su abuelo. 
                              
Hoy se han ido Beate y su familia a Alemania, Juanito ha pasado unos días super buenos con ellos y nosotros también, los echaremos de menos. 
                             
Hoy también ha sido el último día de colegio de Juanito y le ha llevado unas magdalenas a su profesora, ha sido un curso que ha pasado volando. Parece que fue ayer cuando lo llevamos al cole y mira, ya ha pasado un curso completo. 
 Esa misma mañana hemos ido Triki y yo a ordenar la finca esperando la llegada de Toni y Michael, terminé de colocar las piedras que habían tiradas e ir ordenando la cantidad de cosas que hay por todas partes para que sea un lugar más agradable. 
 Éste es el aspecto después de pegarme el curro del día, todo muy limpio y ordenado, como me gustan a mi las cosas. 
 El viernes por la noche dormimos en la finca, fue una noche super tranquila que me sirvió para recargar completamente las pilas, me encanta el silencio de la noche combinado con las luces decorativas que tenemos repartidas por la finca. 
 Juanito por su parte llevó el coche por la bajada de tierra de vuelta a casa, cada vez lo hace mejor. Está muy guapo con su corte de pelo, que todo hay que decirlo, ya se ha cortado el pelo quedándose él solo en la peluquería. 
Desde el viernes estoy trabajando por un compañero y se me ha hecho la semana super corta. Ángela está comprando las últimas cosas que nos hacen falta para terminar de ordenar un poco la casa de Veneguera y hacerla un poco más habitable para pasar unos días allí. 
                                                  
La noche del sábado para el domingo Paola y Abián se quedaron en casa y les saqué una foto a cada uno. 
 Están guapísimos y calladitos, jajajaaj, que gracia me hacen éstas fotos, se que me van a matar, pero así aprenden de reírse un poco de ellos mismos.
Después de esas maravillosas fotos salimos a correr un rato Ángela y yo, me encontré fatal, pero bueno, hice 7km e invertí un poco en salud que es lo que cuenta. 
 Ya en el trabajo me llega ésta foto de Juanito, se golpeó con la ventana del salón y se abrió dos pequeñas brechas, lloró algo y siguió jugando tan pancho. 

martes, 19 de junio de 2018

Ya a mitad de año

Parece que fue ayer cuando comimos las uvas y ya vamos por la mitad del año 2018, el tiempo vuela y nosotros con él. 
Comenzamos la semana de manera activa como casi siempre, Juanito en la piscina y Ángela y yo nos echamos una carrerita de unos 7km, me encontré muy bien a pesar de tener un resfriado de campeonato.
El martes fuimos a la finca a regar después de una siesta reparadora, Juanito y Triki vinieron conmigo y lo pasamos genial, están los días fuertes de carlor y hay que mojar los árboles de vez en cuando.
Miércoles después de trabajar otra reparadora siesta y acto seguido voy a correr 7km de mi casa al Draguillo, está guay cuando uno va teniendo un mínimo de forma física y me permite disfrutar cuando corro. Después de la carrera hasta tenía ánimos de sacar a Triki a dar un paseo al Campillo. 
 Juanito pasó la tarde con Alina y Simón, lo están pasando muy bien jugando todos juntos, aquí una foto de todos ellos disfrazados, hay que ver como disfrutan los niños en su mundo.
 El jueves había hablado con Beate de vernos en la Playa de Amadores para que los niños me vieran de uniforme y se sacaran una foto, estaban como asustados pero después se les fue quitando.
 El viernes por la tarde habíamos planeado tomar algo con Beate su marido y los niños en nuestra terraza, lo pasamos muy bien, éstos niños no paran de Jugar y me alegra mucho ver lo bien que se lo pasan.
 El idioma no es impedimento para que compartan juegos, bromas y muestras de cariño, me da mucha pena que no vivan aquí siempre y que Juanito crezca con dos niños más de su edad.
 La mañana de ese día y dando una ronda por el mercadillo, encontré un tipo de letra cerámica que me gustó mucho para la finca, quizás no para la puerta de entrada pero si para alguna pared del interior.
 En la mañana del sábado Ángela por su parte antes de ir a un cumpleaños al que estaba invitado Juanito, hizo una tarta de broma para esconder el teléfono móvil que le hemos comprado a Abián, quedó muy bonita y él ni se percató de que había un teléfono escondido dentro.
 Juanito en el cumpleaños de Naevia se lo pasó muy bien, y por primera vez se pintó completamente la cara, un diseño de Spiderman.
 Por la tarde noche llegó la esperada orla de Abián, fue un acto muy emotivo para todos y más aún para ellos, sus profesores dijeron unas palabras y ellos también leyeron algo para sus padres, compañeros y familiares.
Después del evento de la orla fuimos al Casa Enrique a celebrarlo y comimos muy bien. Fue una cena llena de risas y mucha alegría. Abián y todos sus familiares, pasaron un muy buen rato, éste chico se lo merece, es un puntal.
 El domingo por la tarde fuimos a enseñarle la finca a Beate y los niños, hicimos unos chorizos y perritos para los niños y nos tomamos unas cervezas, pasamos una tarde muy agradable pero muy agotadora.
Sobre todo yo que los llevé en la carretilla de un lado para el otro para entretenerlos, terminé hecho polvo, pero bueno lo pasamos genial.
Una semana llena de vivencias y buenos momentos como siempre.
Un abrazo a todos.


domingo, 10 de junio de 2018

Muchas cosas terminadas.

Comenzamos la semana con la natación del lunes, Juanito avanza a pasos agigantados, me encanta verle nadar espalda, disfruta mucho las clases con Marina. 
El martes bajamos a un cumpleaños al cual estaba invitado Juanito y tuvimos una hora de tranquilidad para tomar un helado y un café a solas con las vistas de la Playa de Mogán. 
Era el cumpleaños de Cloe la hija de Inés y Juanito lo pasó muy bien, incluso vino Sky, fue en el parque de Lomoquiebre que lo han arreglado completamente. 
Ese mismo martes por la mañana y el miércoles nos han puesto las puertas en la finca, han quedado muy bonitas, con algún fallo pero bueno, cumplen su función. Yo he comido esos dos días en la finca de lo que había por alli, me he llenado de tranquilidad. 
Canelo me ha acompañado en todo momento, sobre todo en ésos momentos en los que había buena comida, el miércoles concretamente, había estofado que me trajo Ángela. 
Una perspectiva de la puerta desde las sillas que hay debajo del árbol grande, se ve muy guapa, me gusta mucho como ha quedado. La semana próxima voy a intentar entre el martes y el jueves terminar otra línea de riego y ya me quedaría solamente una por instalar. 
Miércoles de tarde teníamos el partido contra Las Palmas en el anexo al estadio de Gran Canaria, ya no nos jugábamos nada y perdimos unos 8 a 0, se nota el oficio del equipo de Las Palmas. 
 El fin de semana llegó lleno de actividades sobre todo el sábado, habían colchonetas hinchables en la piscina y vinieron muchos niños, Juanito lo pasó de miedo. 
De ahí fuimos al campo del Arguineguín porque era la fiesta de fin de temporada del club, jugamos a todo, incluso hicimos piruetas. Aquí levantando a Paola como en una foto que tiene con Abián. 
y Aquí jugando a cabeza por eliminación en una red que está preparada para eso, lo pasamos muy bien. 
Entre tanto había una fiesta de la espuma, comida y bebidas gratis, en un día estupendo, fue una tarde la mar de agradable. 

Terminamos la tarde del sábado en la finca, montamos la caseta en la zona de la piscina porque hay mejores vistas y pasamos una noche de descanso espectacular. Voy a tener un recuerdo muy bonito de ésta noche en la caseta. Descansé y disfrute del silencio, una sensación de libertad como ninguna. 
El domingo despertamos en la finca y estuvimos hasta la una de la tarde, me dio tiempo de plantar unas adelfas en el pasillo exterior dela valla que da al barranco, las dejaré altas y con dos ramas descubiertas, que se vea floración pero algo controlado, más o menos como tengo pensado dejar las bugambillas. 
Antes de irnos a la fiesta del agua de las fiestas del Pueblo hemos tenido tiempo de jugar a las carreras con una bandera que Juanito encontró en la habitación de la finca, le encanta correr. 
El día terminó con esa actividad, disfrutamos mucho viendo a Juanito tirarse por el tobogán y llevando los barcos con la piscina de en frente al Bar Enrique. Abián pro su parte fue a jugar con sus amigos al campo de futbol portatil que instalaron frente al Bar Ensayo. 
Ya de noche en casa los dos en el sofá medios dormidos y relajados, dando el último coletazo al domingo para empezar una de las últimas semana de clase. 
Una semana espectacular llena de vivencias, un abrazo a todos. 

martes, 5 de junio de 2018

Semana de trabajo y fiestas.

Comienza la semana con el día de Canarias y las celebraciones en los colegios de los niños, Ángela se toma el día libre para ir a ver a Juanito y a Abián
El Miércoles o jueves fui a la finca a regar y las rosas que plantamos hace unas semanas están preciosas, huelen de maravilla. 
También me dio tiempo de probar el goteo sin el filtro y sin nada que haga de freno a la poca presión de agua que tengo, pues sorprendentemente con éstos goteros puedo regar muy fácilmente, eso si, no hay que tener prisas. 
Uno de los días que trabajé con Richar que todo hay que decirlo la semana de trabajo se fué volando, comimos comida el MacDonal y nos pusimos las botas, ese día no comí nada hasta la cena. 
Una de las tardes al salir del trabajo Juanito se quedó con Ángela para yo ir a mirar los programadores y las electroválvulas a la tienda del tablero. 
Casualmente tenían lo que necestiaba, pero lo voy a comprar más adelante cuando disponga de más dinero, son cosas caras y por el momento no hay prisa alguna. 
Supuestamente las electroválvulas de baja presión eran difíciles de conseguir pero aquí las tienen, además del programador que yo había querído desde hace tiempo. 
En otro término de cosas decidí hacer un cartel para la finca en lertras cursivas y ésta es la que me gustó más de todas las que vi. Pedro me ha dicho que me ayudará a hacerlo en la madera. 



El sábado por la mañana el equipo se la jugaba contra el Doramas en casa, tenían que ganar para garantizar la permanencia y así lo hicieron. 
Un fatídico partido que finalizó 3 a 2 para los nuestros, me alegro mucho porque han hecho una temporada buena y difícil en un grupo de la muerte. 
Sábado por la tarde llegó la Romería de San Antonio, todos nos vestimos con nuestros trajes típicos y salimos un ratito a disfrutar. 
Aquí Ángela y Grabiela, las dos guapísimas, hacía una tarde muy agradable y no había mucha aglomeración de gente, me gusto por eso. 
Tiempo para una foto, me encanta la sonrisa de Ángela en ésta foto y yo salgo muy guapo también. 
El domingo otra vez a regar y me percato de que habían 3 higos en la higuera grande, nadie supo de ellos porque me los comí yo, jajajaaj. 
Una semana llena de vivencias y buenos momentos, un abrazo a todos.