lunes, 28 de agosto de 2017

Semana agridulce


Comenzamos la semana trabajando algo en la finca a modo de poder dejar mejor acondicionado todo para poder quedarnos el fin de semana. 
Siempre llega la hora del desayuno y cae un buen bocadillo de sardinas en tomate con cebolla o atún con cebolla. 
También hemos ido a comprar la cama para la caseta de la finca, Ikea tiene ofertas y buenos precios para éstos casos y por un par de cientos de euros te haces con una cama super cómoda. 
Juanito se lo pasa de lujo a donde quiera que lo llevemos y participa mucho en todo lo que hacemos. 
El Coche casi a tope para luego empezar a montar yo en una de esas mañanas que Juanito se queda con los abuelos.
El entorno y la tranquilidad en ésta parte de la isla es una pasada, tan cerca de todo pero aún virgen de carreteras bien asfaltadas hacen que uno pueda disfrutar casi de un silencio absoluto roto por el trinar de los pájaros.
Por las mañanas Juanito saca jugo al verano jugando a mil juegos y de su imaginación salen muchas situaciones que solventa con su coche de bomberos.
Aquí un camión al borde de un abismo y cargado con un turismo, lo que podía haber sido una desgracia quedó en nada, gracias a un brazo de 5 dedos que de manera milagrosa salió de la nada para empujar ese camión hacía arriba, ajajajaja. 
Ésto es como el salvaje oeste, de repente estás en el baño y te aparece un baquero, no hay ley ni orden jajajajaja. 
Me manda mi amigo Félix unas fotos nuestras enseñando las medallas a los niños de natación adaptada Carucagua de Arucas, ellos estaban muy ilusionados, sobre todo porque las medallas son muy grandes y bonitas. 
Otra mañana de verano de estar dándolo todo jjajjaja, triki Juanito y yo en la cama de mi hermano Jose jugando a la Play Station, carreras de coches. 
 Asadero nocturno nada más llegar a Veneguera, una noche muy bonita y más aún con luces solares que estamos repartiendo por todo el terreno, son muy bonitas y crean un ambiente muy agradable. 
Llega la primera noche en la finca, menuda sinfonía de paz y plena naturaleza nos despierta, una gozada, bueno algunos despiertan antes que otros. 
Nada más despertarse Juanito ya tiene la sala de Juegos instalada, incluyendo sus obras de arte basadas en la película Cars 1, 2 y 3, y lo que no le puede faltar a ninguno de sus camiones es la rampa para que Rayo Mcqueen pueda subir.


Desayuno de terraza ésta vez un poco agridulce, me había dicho mi madre que mi abuela Lola se había muerto, le había dado un infarto durante la noche y a sus 88 años de edad no lo superó.  
                                       
Una de sus últimas fotos, ella a pesar de su edad era muy activa, incluso aún acudía al centro de día o al colegio como ella decía. 
Siento la necesidad de plantar un manguero que mi madre ha sacado de mi abuelo Ángel, el marido de abuela Lola y Juanito la mar de feliz me ayuda. 
Lo planto en un lado del barranco anexo a nuestro terreno, que crezca libre y silvestre, y muy cerca también planto un nispirero para que le haga compañía, Juanito lo llama árbol de Lorax, por su parecido a los árboles de esos dibujos. 
Venimos a casa y voy un rato al velatorio, Juanito y Ángela se duermen su siesta y se levantan con ánimos de escuchar algo de música y de bromear con bigotes de plastilina. 
 Éstas fotos se valoran cuando pase un poco el tiempo jajjajajja.

Muy curioso es que unos tres días antes de la muerte de mi abuela éste tipo de mariposa me seguía muchos lugares y además de una manera curiosa, tales como un día al estar pintando se posa cerca de donde pongo el rodillo, otro día encima del sacho con el que estaba trabajando y el más sorprendente un día haciendo aqua-running en la piscina en la bolla de punto de giro dentro del agua, ahí estaba la mariposa. La noche que murió estaba en la puerta de entrada a la caseta. 
Más sorprendente aún es saber que uno de los últimos dibujos que hizo mi abuela en lo que ella llamaba su escuela fue una mariposa. 
 El domingo después de su entierro volvimos a Veneguera y pasamos un buen resto del día, no hay motivo para estar más tristes de la cuenta, ella está viviendo su nueva vida y a dejado ésta llena de recuerdos.  
  Abián también fue a acompañar en el entierro con Paola, estaban los dos muy guapos, es un puntal y ella una buena chica, estoy muy orgulloso de ellos. 
 Ha pesar de la muerte de mi abuela ha sido una semana estupenda llena de emociones y de vivencias muy positivas, la alegría predomina por encima de esa triste pérdida, y yo se que ella está muy feliz, está con su marido y su nieta Yudit, lo se porque habían tres de esas mariposas toda la tarde volando juntas como jugando unas con las otras. 
Un abrazo a todos. 




lunes, 21 de agosto de 2017

A seguir sumando en todo

Seguimos de vacaciones y sumando, construyendo, entrenando y pasando unos buenos días con el niño.
 El lunes tocaba ir a la bajada de la rama de Veneguera, una cita a la que nos gusta acudir porque lo pasamos muy bien. Éste año hemos hecho una garrafa de mojito para compartir con los amigos. 
Terminamos en la Plaza, éste año el recorrido fue de 3 horas que pasaron volando, que diferencia de hacerlo cuando estás trabajando a divirtiéndote, ajajajaja. 
 Por la noche había una verbena y fuimos un ratito, una mesita en la plaza y comer algo en el bar, una carne de cochino frita y unos calamares, Abián vino también con nosotros. 
Que bien y que rejado está uno en las fiestas de Veneguera, que rara vez hay algún problema o discusión entre la gente. 

Ésta foto apareció en el Wasap del grupo de la familia y es muy graciosa, mi padre de maruja total, creo que estaba haciendo un caldo de pescado. 
La última noche de la fiesta tocó la orquesta de la escuela de música municipal, mucho mérito tienen esos vecinos que dedican su tiempo a éste tipo de cosas que son de admiración por mi parte. 
En el día de hoy hemos hecho Abián y yo una pequeña limpieza en la casa, está haciendo mucho calor y no apetece mucho pero hay que hacerlo. 
Todo tiene su recompensa y después del trabajo y el almuerzo una siesta, aquí lo pillé durmiendo a tope y le mandé la foto a Paola que se rió mucho jajajajaja. 
Tarde de finca en Veneguera con Paco y Juanito y Ángela disfrutando de la sombra que da el Flamboyán Grande, estamos dejando éste terreno super bonito. 
 Al día siguiente por la mañana también hemos tenido finca, ésta vez un poco de limpieza de todo lo que se va acumulando, después de todo un heladito para cada uno. 
Al llegar a casa una buena ducha, almuerzo en casa de los abuelos y un intento de siesta, porque el colega no para en la cama...
Cada vez que tenemos un hueco vamos a la Playa del Pajar a desconectar, Juanito le gusta mucho jugar con las olas o hacer algún circuito con túneles o puentes para sus coches y se van dos o tres horas muy rápidamente. 
 Hoy por la mañana he salido a correr con Héctor, ha hecho un calor como para pensárselo pero a veces si uno piensa mucho las cosas no las hace, tengo que decir que ando en una pésima forma física de cara a dos meses en los que tendré que correr la Veneguera Trail en su versión larga de 18km que es en la que estoy inscrito pero todo se andará.
 A medio día mis padres tenían una comida organizada con motivo de su 43º aniversario de bodas y se produjo una pequeña reunión familiar a la hora del almuerzo.
 Por la noche hemos ido al Restaurante Bandera de Meloneras con Juanito, Abián y Paola y lo pasamos muy bien, Juanito se portó muy bien en la mesa y luego en una sala de juegos que estaba cerca, pidiéndole "llaves" que son monedas de 1€ a Paola para jugar, jajjajjajaja.
 Sábado por la mañana hemos ido a la Piscina Municipal y va a ser ahora una rutina porque Juanito le ha encantado.
Se lo pasó de miedo con Allán (Abián) su hermano, que es así como él le llama. Recorrió todas y cada una de las piscinas del complejo, natación, jacuzzi y talasoterapia, jajaajaj.  
 Luego una comida en casa de mis padres y él siguió con la bicicleta estática y mi casco de ciclismo intentando dar pedales.
 Por la noche teníamos una cita con el duatlón nocturno de Playa de Mogán, organizado por Gabriele, un espectáculo, Juanito participó en la carrera de los peques y Abián y Héctor lo hicieron de voluntarios.
Aquí una foto de Héctor entrando a meta después de terminar la prueba en plan cachondeo. 

Yo la terminé y además con buenas sensaciones, sobre todo porque no había entrenado absolutamente nada y se demuestra de ésta manera que para pasarlo bien no hace falta estar super entrenado, se puede hacer cualquier cosa con paciencia y un poco de esfuerzo. 
 El domingo decidimos pasarlo en la finca con lo poco que tenemos allí, una pequeña piscina agua en los bidones y comida para llevar de mi tía inmaculada, pasamos un domingo muy bueno.
 También nos hemos dado un baño en los bidones al estilo del salvaje oeste, que con los 40 grados que habían se agradecía.
Juanito también se animó y casi no lo saco después del bidón, hay que ver que a veces las cosas más simples y sin ser perfectas nos hacen disfrutar mucho más. 
Con una piscina casi diminuta nos hemos bañado todos y refrescado como si fuera la mejor piscina de cualquier hotel de 5 estrellas. 
 Y si no que se lo digan a Juanito en su vuelta a casa, si ésto no es relajación nada lo es jajajaajaj, se quedó dormido con un bizcocho de tomate en la mano.
 Por el grupo de la familia nos llegaban fotos de la familia en Playa de Mogán, mi hermano y mi sobrina.
Y mi padre caminando por la arena cuando ya la tarde estaba más fresquita y había menos gente, porque los domingos la playa se pone a reventar. 
El domingo dio su último coletazo saliendo a correr con Héctor la ruta del Draguillo, la Cruz y bajada a Mogán.
Una semana de fábula, disfrutando a tope de todo.
Un abrazo a todos.