lunes, 5 de junio de 2017

Matando fantasmas

Llegó el esperado lunes y con ello el día de Canarias de la Guardería, Juanito estaba muy guapo y Abián nos acompañó para ver a su hermano y a nosotros bailando. 
El título de ésta entrada se refiere a dar muerte a uno de mis mayores miedos desde siempre que es el actuar en público, algunos padres habíamos formado un grupo de baile típico y me tiré a la piscina de lleno. Puedo decir que con ésto he matado dos pájaros de un tiro, el primero, el que no me importe lo que piense la gente de mi y el segundo deshacerme un poco del miedo al ridículo. Y lo más importante es que nos echamos unas risas y nuestro peque nos vio bailando, al final del día, él intentó imitarme a mi en nuestro baile y me gustó mucho porque eso le ayudará a ser una persona extrovertida en el futuro y no crecerá con los miedos que yo he tenido que crecer e ir quitando ya de mi cabeza con 39 años de vida. 
Martes día de Canarias y festivo en nuestra Comunidad Autónoma, Juanito disfrutando de tener la mañana libre y pasarlo en pipa jugando.
Después de que lo alejamos de las tecnologías se ha hecho un niño que juega mucho con sus juguetes y lo notamos mucho más relajado. 
 Tres fotos que me ha mandado Paco ésta semana, de un día de trabajo en la finca en la que decidimos acostarnos a dormir una siesta después de comer. 
 Otras dos de toda la familia haciendo algo, todo ésto tiene valor cuando pase el tiempo y veamos como poco a poco los árboles han crecido y el proyecto cumplirse como lo tenemos en mente. 
La verdad que ésto es una de las pocas cosas que he hecho mejor de lo que había imaginado en un principio y todo el que lo ve le gusta mucho.
Día de curro en la finca de y de vuelta a casa corriendo por la noche, me acompañó Héctor que es un puntal y el que veo que está muy en forma, como siempre, nos echamos muchas risas juntos.
Siguen llegando fotos de la actuación del lunes, aquí una familiar, me gustó mucho que mis hijos me vieran rompiendo barreras, Ángela me ayudó mucho a la hora de superar el miedo escénico.
Día de compras y helado, al final terminé comiendo yo dos porque Juanito no quería más, también terminé manchándome la camisa más que Juanito jajaajjajaja.
 Llega el fin de semana y con ello la Romería de San Antonio. Vestimenta típica y a disfrutar de una buena tarde.
 El vestido de Ángela cada año está más mejorado y le queda cada vez más bonito. Para Juanito todo es una fiesta.
Se lo pasó de película bailando y correteando con sus amigos, que bonita es la niñez.
Ésta foto la sacó Ángela y la he puesto en blanco y negro, de camino hacia el pueblo desde nuestra casa.
 Mi hermano Raúl y mi sobrina Gabriela que ya está más grande que nosotros dos también participaron y nos echamos unas risas viendo a Juanito saltar en las colchonetas.
Abián y Paola también disfrutaron de la Romería, él con la vestimenta típica marinera que le queda  muy bien. Estoy muy orgulloso de él.
El domingo tiempo de descansar y de terminar con un pequeño proyecto de colgar unas bicicletas en el muro que había hecho el año pasado. La verdad que Ángela ha sido quien la ha pintado, yo rematé la rueda delantera solamente y me ha gustado mucho como ha quedado.
Una buena semana, un abrazo a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario