jueves, 31 de marzo de 2011

Mi traslación y rotación.

 Hoy me he sentido bien. Las preocupaciones están desapareciendo, la confianza regresa a mí. No se puede vivir con ellas. Cuando entran por la puerta, la creatividad sale por las ventanas. He leído mucho sobre eso. Muchos proverbios lo avalan, si te caes 6 veces levántate 7, mientras hay vida hay esperanza, no está muerto el que lucha. Hay que ver lo bien que suena. Hay que estar muy atentos, trabajarlo, hay que distribuir nuestro día como si fuera una vida de principio a fin. Digo esto porque no se puede uno levantar de la cama con la quinta puesta, hay que saludar al día con paciencia, preparar el desayuno, disfrutarlo y poco a poco ir incrementando nuestra actividad. Es difícil pero hay que intentarlo. Tenemos que hacer mil cosas en el día, pero tenemos que buscar unos minutos para relajarnos un poco, quizás en el almuerzo, apagar el móvil, apagar la tele y tener una conversación con nuestra pareja o compañero. Saborear los alimentos, sentir los sabores y los aromas, si no, para que vivir pues. Escuchar más que hablar, eso relaja, y sobre todo enseña a ser paciente y ver otros puntos de vista. 
Escucha a la persona con la que comes, está a tu lado, deja el mensaje del móvil para luego jejeejeje. Cuando cae la tarde es momento de recapacitar, de hacer un baremo, de sentirnos orgullosos por el día que hemos tenido y dar gracias por estar sanos y poder contarlo. Poco a poco desaceleramos, nos mentalizamos que hay que ir bajando una marcha y otra y prepararnos para el descanso. Dejar lo de mañana para mañana, no pensar en la cuenta del banco, dejar la ITV del coche para cuando toque y despreocuparse uno de las cosas. Con preocupación o sin ella, si tenemos salud podremos hacerlas y si no las hacemos tampoco será el fin del mundo. En definitiva cuando perdamos el norte hay que pensar que nuestros problemas y preocupaciones en éste mundo son insignificantes, es sólo el problema de un habitante de los miles de millones de personas que pueblan la tierra y la tierra comparada con el universo es como un grano de arena en una playa. Mira que grande es tu problema. El problema es no saber darse cuenta a tiempo de lo que importa. Un abrazo a todos, TERRÍCOLAS, jejejeejjeejej.

martes, 22 de marzo de 2011

Que alegría.

Hijo querido, que orgulloso estoy de ti. 
Hoy has estado expectante y nervioso, ha sido el día de la recogida de notas. Has estado así porque eres un niño de casi 9 años muy responsable. Responsable porque para ti es importante tener un buen fruto de tu trabajo que no es más que el de aprobar tus estudios. Eso me llena de satisfacción porque esos nervios y esa expectación es por tu compromiso con los valores que tanto te he dicho que tienen que tener las personas. Tu profesora me ha dicho que has tenido un comportamiento ejemplar éstos tres meses, has llegado a tu hora a clase, no has faltado ningún día, has sido obediente y trabajador. Me he reído al escuchar de tu maestra, que eres un niño noble, de esos a los que los problemas futbolísticos del patio no alteran. Es más, eres de los que calman las tensas situaciones causadas por alguna dura entrada entre otros niños en el patio. Me ha contado Guadalupe que te adaptas a cada situación que se te presenta de una manera fácil y dócil. Orgulloso estoy de ti.
Ahora sabes saltar al campo los sábados con tu Club de Fútbol Mogán a luchar. Has visto que tu Barcelona es el mejor porque cada uno en su lugar de juego lucha. Me has escuchado muchas veces decirte que el ganar no es importante, lo importante es lo bien que uno se siente al saber que lo ha dado todo, que no solo estás con el equipo cuando ataca sino también cuando defiende y que la victoria es pasarlo bien. Has estado cada día de la semana entrenando. Has comprendido que el equipo se hace trabajando, acudiendo al terreno a practicar, a mejorar los pases, a aprender a dar de cabeza, a estar cada vez más veloz y atento, a darle la mano al compañero caído y al rival vencido. Ésta temporada hemos escuchado muchas veces la canción de la victoria del equipo. MOGÁN, MOGÁN Y NADIE MÁS, jejeejej. Las botas han volado en el cielo al terminar ese cántico y tu sonrisa de oreja a oreja radiante.

Cuanta alegría, que energía derrochas, como me enseñas cada día la alegría del debutante, como saboreo cada momento que descubres, que bien me sienta el ver que creces con valores, que reconfortante verme a mí en ti, que paz se siente el revivir la niñez reflejada en la sangre de tu sangre.
 

jueves, 10 de marzo de 2011

Carmelo Ruiz, Ironman.


Carmelo Ruiz Sánchez, ha sido y seguirá siendo un referente del triatlón de la larga distancia en España. Y quiero aventurar y no por ser mi amigo que es referente en muchas partes del mundo. Y digo esto por la gran cantidad de triatletas internacionales que lo conocen de su paso por Lanzarote y de su paso por Hawaii. Carmelo es un hombre, canario, amante de su tierra, generoso con el prójimo y muy muy comprometido con lo que el Rol ironman significa. Ha hecho de ello su estilo de vida, hablar de ironman es hablar de Carmelo Ruiz, el triatleta en activo que más veces ha terminado el Ironman más duro del Mundo, el Ironman de Lanzarote y estoy seguro que no desistirá hasta dejar el listón tan alto, que el próximo que lo intente, se lo pensará dos veces antes de emprender tan ardua empresa. Ojalá sea yo quien iguale esa cifra, y honrar así de igual manera que él me ha honrado a mí, con su tiempo, su dedicación y entrega, en hacerme resurgir de entre las cenizas. 
En el 2008 tras terminar mi primer ironman, me crucé en la vida de Carmelo. Fue por el afán que tenía de buscar nuevas maneras de entrenar. Noté que mi entrenamiento en bicicleta no reflejaba los resultados en carrera. Me topé con el entrenamiento por potencia y con Carmelo. Él fue uno de los pioneros en instaurar dicho método en España. Cuando los medidores de potencia estaban casi en el anonimato,  ya él había conocido a Jan Ullrich y había notado dicho artilugio en la bicicleta de éste profesional. 
En su afán de superación que siempre le ha caracterizado como persona, indagó en el tema y junto a Pablo Cabeza hicieron posible el comenzar un camino que llega hasta el día de hoy. A través de una lista de potencia entré en contacto con éste teldense afincado en la preciosa y pintoresca playa de Salinetas.
Fue el quién me convenció en dar el paso y entrenar por potencia y a la vez ser entrenado por Pablo Cabeza. No quedando así la cosa, se empeñó en que cambiara mi forma de alimentarme, y gracias a él puedo decir que he llegado a tener mi peso ideal, el mismo que tenía con 17 años. Se dice pronto, pero sin su ayuda no lo podría haber conseguido. Otra vez me sorprendió con el hecho de que la alimentación era importantísima para ser triatleta de larga distancia, y como no, haciéndole caso lo conseguí.
Carmelo es un hombre de su tierra, caracterizado por su honestidad, un ser humano que siempre te recibe con una sonrisa, un canarión pintoresco y conocido en cualquier parte donde se encuentre. En la Avenida de Las Palmeras de Puerto del Carmen, en su isla vernáculo, donde Carmelo vivió algunos años de su vida, no pasan 20 metros de su carrera, en la que alguien le anime gritáno "Venga Carmelo". Son muchos años los que pesan sobre su espalda curtida en mil batallas. Cuantos manotazos habrá resistido en tantos ironmans, cuantas horas de sol pesan sobre ella.
Un luchador, un ejemplo a seguir y sin duda mi referente, él tiene el ingrediente secreto del triatlón y afortunados aquellos que pueden llegar a descifrarlo en sus palabras. El ironman es una prueba muy especial, y Carmelo lo sabe y quien lo conoce también lo siente. El ingrediente secreto es "ninguno" y Carmelo lo sabe, las cosas no son especiales por que sí, son especiales porque uno las hace especiales, y yo, siento esa prueba como algo muy mío, identifico cada brazada, pedalada y zancada con el afán de superación, con el luchar por vivir, y todo ello, es reflejo de lo que Carmelo trasmite con su ser.
Por todo ello amigo, y como siempre digo, que gran deportista y persona llena de experiencia y sabiduría se está perdiendo cualquier institución de nuestra amada tierra, no teniéndote entre sus filas, para impregnar de ese espíritu a futuros aventureros que se embarquen en lo que tu te has embarcado. En lo que de tu vida has hecho tu estandarte, tu norte a seguir.
Muchos hablan de Marck Allen, es visto como una leyenda, pero los verdaderos héroes permanecen en el anonimato, sólo unos pocos tenemos el privilegio de conocerlos,  por suerte para mí y para otros, te tenemos a ti. Hawaii es Hawaii, pero la Gran Canaria es la afortunada y tu Salinetas es y seguirá siendo para mí nuestra Kailua Kona. 
Como tú siempre dices a cada persona de la que te despides, "GRACIAS POR LA COMPAÑÍA".
UN ABRAZO CARMELO RUIZ.

viernes, 4 de marzo de 2011

Justicia de la IN-justa.

Relato de una mujer, en defensa de los derechos de los padres como padres, en contestación a la crítica de otra mujer, aferrada a su condición de madre y progenitora con todos los derechos. Gracias por ser mujer y pensar así ..........

Yo soy mujer, y soy madre. He pasado por un embarazo maravilloso y por un parto normal.
Al igual que es la mujer quien tiene en su vientre al bebe 9 meses, eso no le da mas derecho que al padre que puso la semilla.
Te recuerdo, que sin esa semilla, no hay bebe.
Y no por el simple echo de albergar a tu hijo en tu vientre, se tienen mas derechos que el padre, vuelvo a repetir.
Antiguamente, las madres no trabajábamos, nos quedábamos en casa con los niños, y éramos nosotras las que les levantábamos, les dábamos de desayunar, les llevábamos al cole, comidas, deberes, les comprábamos y elegíamos la ropa, etc.
Actualmente todo esto ha dado un giro de 90 grados ,y me sorprende que hables como si estuviéramos en los años 50.
A día de hoy trabajan los dos. Uno le lleva al cole, y el otro le recoge. Si el niño se pone malo, unas veces me voy yo del trabajo y otras veces mi marido (así ninguno de nuestros jefes se enfada del todo con nosotros).
A veces vamos uno de nosotros a comprarle la ropa, o vamos juntos.
Mi marido decide exactamente igual que yo cada cosa que le pasa al niño, y el niño se siente exactamente igual de protegido en los brazos de su padre como en los míos.
Ahora, los padres están ahí desde el primer día, desde el primer día.
Y las rencorosas en estos casos son las madres separadas, que desgraciadamente se creen en el derecho de destrozarle la vida a un hombre que pasará de cuidar, ver crecer y educar a su hijo cada día, a ser un simple visitante cada 15 días. ¿Crees que se puede educar a un hijo viéndole solo 4 días al mes? ¿Acaso por divorciarte de tu marido ya no tiene derecho a educar y ver crecer a su hijo?
¿Usted se imagina ver su hijo solo 4 días al mes?
¿Como se sentiría al no saber cada día si ha echo o no los deberes? ¿Si le duele la tripa? ¿Si se ha duchado?
Dejar de tener derecho a llevarle a cortar el pelo por ejemplo, a elegirle tu las zapatilla?
¿A lo de que pueden seguir preocupándose de sus hijos aún teniendo las custodias exclusivas las madres, ¿Se refiere por teléfono? Si claro, que al menos el niño vea que el padre llama no?
Por el echo de tener la custodia total, prácticamente todas las madres no dejan que el padre vea a sus hijos fuera del horario de visita, vamos, fuera de esos 4 días al mes.
¿Como se puede implicar entonces? Ah si, por teléfono, se me olvidaba....
Y este tipo de madres egoístas que solo piensan que son ellas las únicas que saben cuidar a sus hijos, prefieren dejar en la calle a un padre, (excepto en casos especiales) se ha ocupado igual de bien que la madre del hijo, sin recursos porque encima ellas no quieren vender la vivienda familiar.
El hombre queda en la calle, teniendo que pagar una hipoteca de una casa en la que no va a vivir, mas una pensión en el 90 % de los casos las madres no utilizan al 100 % en sus hijos (demostrado) y teniendo que volver a empezar de 0.
De 0 porque la madre se queda en su casa de siempre y se trastornan en nada, quedándose con sus sabanas, con las sartenes, muebles, electrodomésticos todo ya comprado. (Por los dos) Y es éste hombre el que tiene que volver a comprarse cada tenedor, cada vaso, cada plato. ¿Sabe lo que cuesta empezar de 0 sin tener nada?
O en muchos casos no pueden ni eso, y tienen que irse a vivir con sus padres. ¿Sabe acaso lo humillante que es tener que irte a vivir a casa de sus padres con 40 años?
¿Y mas cuando sabes que si se vendiera la casa cada uno podría vivir sin problemas?
Estoy totalmente segura, de que si por defecto la ley obligara en los divorcios a liquidar TODOS los bienes, otro gallo cantaría.
En la mayoría de estos casos, las madres viven como reinas, con casi todo pagado, y los padres en la calle, como perros.
Se vende todo y se reparte todo. Y cada uno comienza de nuevo a vivir. (Te recuerdo que la casa es de los dos, y la ha pagado y cuidado los dos en el caso en que la mujer trabaja, y en muchos casos las mujeres que no han trabajado encima no han pagado ni una letra de la hipoteca)
¿Y los hijos? Si la madre tuviera algo de humildad, sabría que sus hijos quieren estar también con sus padres, e intentarían vivir en el mismo pueblo, cerca el uno del otro para que puedan verse cada día.
No digo que solo vivan con el padre, o solo con la madre, y tampoco que se repartan el tiempo al 50% porque nos niños no son perritos de los que se pueda traspasar la correa, pero si que uno le lleve al cole, que el otro le recogía, que unas tardes esté con uno, otras con el otro.
Eso se organiza según la familia.
Está totalmente comprobado que los niños que tienen la custodia compartida, rinden mas en el colegio, son mas felices, y saben que aunque sus padres se hayan separado, no se han separado de ellos.
Mi hermana se divorció, e hizo las cosas como debe ser. Vendieron el chalet, cada uno se compró o dio la entrada de un piso, y ambos viven en edificios continuos.
La niña sabe que tiene dos casas, dos habitaciones, pero es feliz, porque les tiene a los dos cerca. Si no está con uno llama al otro y está con él, y se reparten todas las tareas.
Y ninguno de los dos padres se ha quedado tirados en la calle como perros.
Sinceramente, creo que en tu caso Nikky, has tenido la mala suerte de tener un marido que no se ha implicado nada en la vida de tu hijo, has tenido mala suerte, o simplemente la época en la que lo has vivido.
La sociedad ha cambiado, y mucho, y eso tiene que hacerse en notar en las leyes que también tienen que cambiar.
Animo a todos los padres a pedir la custodia compartida, cada vez hay mas y mas casos en los que se consigue.