lunes, 9 de agosto de 2010

INAGUA.

Entrada redactada por José María Abrante Segura.

El frescor de la mañana te recorre todo el cuerpo mientras te tomas un colacao calentito en la terraza. Te has despertado antes que el Sol y solo escuchas a los pájaros cantar, el mundo sigue durmiendo pero tu ya despierto, solo piensas en lo que se avecina. Preparas todas las cosas, con un nudo en el estómago, porque no se merece mayor respeto, sales de la casa con los primeros rayos de sol en busca de la persona que me enseñó el camino de la superación, el de ser mejor persona día a día, mi Hermano. También le debo el poder conocer ese inmenso bosque de Inagua.

El serpenteo de su carretera nos llevan a inmensas y preciosas vistas de nuestro pueblo aún dormido, pero cada vez estamos más cerca de llegar a nuestro destino. Seguimos subiendo cada vez más y su fauna nos dan la bienvenida, bandos de perdices y de palomas volando por sus barrancos y grupos de conejos que cruzan la carretera.

Ya hemos llegado a la entrada de Inagua, solo hay que saltar una cadena, que tienen puesta para que no entre ningún coche, y como si de un cuento se tratara, entras en otro Mundo. Una vez dentro no existen problemas ni remordimientos porque no tienes tiempo de pensar, solo tienes tiempo de mirar a boca abierta lo bonito de tu tierra. Empezamos a correr y los paisajes van pasando, barrancos enormes, pinos de incalculable valor, fuentes naturales..... pero no hay nada mejor que poder correr con tu hermano.

Van pasando los minutos y cada vez te das cuenta de lo afortunado al poder correr por ese hermoso paraje natural, invisible para algunos y fundamental para otros. No importa que vayas a 6' o 4' el kilómetro, lo que de verdad importa es poder disfrutar con la gente que quieres y comparte tu afición en tan hermoso lugar.

. Dedicado a mi hermano Valentín por enseñarme a disfrutar la vida con verdaderas emociones y valores.

4 comentarios:

  1. Ay Jóse eso me emocionó. Muy bien escrito. Veo que hay otras cosas que te esta enseñando tu hermano... a escribir historias bonitos!

    ResponderEliminar
  2. joder jose ,,,por un momento me transportaste a ese salto encantado de la cadena ,,que mas allá de ella todo es mágico y placentero sin mp3 ni vida humana,,,,mientras que el mundo gira al otro lado de la cadena a ritmo de eso ferruje,,,,, gracias me he emocionado.
    ALOHA

    ResponderEliminar
  3. Precioso.

    Lugar perfecto para correr en invierno, volveremos en febrero para nuestro Campus.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, éstos días en los que hemos subido a Inagua con más frecuencia, puedo decir que me he reencontrado. Dejando al margen el pulsometro y los parámetros de entrenamientos, no me he sentido como el caballo de carreras que queda tan marcado de dar vueltas al hipódromo que al final olvida lo que es correr. Aquí he vuelto a disfrutar del correr en su esencia más pura. Evidentemente en la evolución de nuestro aprendizaje tenemos que hacer uso de ésos utensilios guías de parámetros de trabajo, pero no viene mal algún día que otro volver a navegar con viento y a vela........
    Gracias Jose por tu artículo me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar