sábado, 24 de julio de 2010

Reino Barranco

Sábado por la mañana, temprano, son las 7, el suroeste de Gran Canaria es mi reino, nací y vivo aquí hace ya 32 años, cuando tenía 15 marché a la ciudad a probar suerte en Atletismo y me quedé en el camino. Se hace camino al andar pero esa vez decidí no dar más pasos, era otra época. Salí de éstos barrancos con ilusión de llegar lo más lejos posible en un deporte duro, y más aún la época que me tocó vivir en medio fondo, disciplina que siempre a gozado de una salud inmejorable en España. Ahora pienso en eso con un poco de nostalgia, pero contento de los buenos momentos que viví, viajando, conociendo la Península y las siete perlas de nuestras bonitas Islas Canarias. Sigo recorriendo mis barrancos, de serpenteantes puertos de montaña, de cimas que enseñan una vista inmejorable de pueblos anexos a barrancos, cercados por riscosas montañas, el sol mañanero baña esa dorada vista que me llena de paz y satisfacción cuando día a día repito el mismo peregrinaje. Ahora tomando unas instantáneas veo las cosas con otra perspectiva, éstos barrancos que antes dejaba atrás para probar fortuna ahora son mi fortuna. Cuantos buenos momentos y recuerdos a cada curva, cuantas conversaciones con amigos y mi hermano, estos riscos tienen el eco de mil proyectos y promesas deportivas, de nuevas tareas, de problemas resueltos, de buenos momentos que hacen éste lugar nuestro talismán secreto. Espero nuestra salud y complicidad perduren y con nuestro esfuerzo seguir sintiendo el presente respaldado de nuestro pasado y seguir catapultados con igual tesón y esperanza de buenos ratos en momentos futuros, y festejemos cada día como si se tratara del último de nuestras vidas.

3 comentarios:

  1. Para mi es un privilegio el vivir en cualquiera de Las Islas afortunadas, disfruta de tu tierra.

    ResponderEliminar
  2. Carpe Diem. A eso era a lo que me refería con la entrada de mi blog de hace tiempo cuando entrenamos en la sierra.

    Acompañe o no la salud, seremos eternos, permaneceremos siempre en aquellas tierras, en cada curva, en cada repecho, y nos recordarán cuando contemplen los mismos paisajes cierto tiempo después...

    Es cuestión de tiempo que vaya allí a hacer un Stage o simplemente unas vacaciones =D, y con fotos así, menos falta, jeje.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. No hay nada como salir de tu casa a las siete de la mañana con las bicis y subir ese vendito puerto de casi 1 hora , con la ligera brisa de vereno y las perdices volando encima de ti, es una relación amor-odio porque quieres que llegue el final para no subir más, pero no quieres dejar de mirar lo precioso de su paisaje. Una vez que empiesas a subir ese puerto ( los Alvarianes ) ya no existen problemas ni preocupaciónes, solo el ronroneo de la cadena y la hermosura de su paisaje.

    ResponderEliminar