lunes, 31 de mayo de 2010

Que buen día.

Esta semana aprovechando la pequeña parada después de Lanzarote he descansado de entrenamientos, no ha sido fácil ya que me lo paso muy bien entrenAñadir imagenando y me faltaba algo, he repartido el tiempo en diversas actividades como en la ayuda de la distrubución de comida y bebidas frescas a los ciclistas participantes en la etapa de la Federación Canaria de Ciclismo que concluía en mi pueblo, Mogán. Espero que hayan salido contentos, nunca había pelado tanta papaya y sandía en mi vida, en las labores me ayudaron Abián, Jose María y Ángela, todo ello para ayudar al organizador Ulises García, el único Ciclista federado de mi pueblo y una excelente persona. Bueno en las imágenes podéis ver el arsenal que había, jejejej, para los adeptos a la zona que me siguen diré que sólo comí papaya jejejee.
Cambiando un poco de tema hoy hemos ido a nadar Jose y yo nuestra travesía preferida, desde Mogán a Taurito, saliendo de la playa de piedras y llegando a la cueva de Taurito, para llegar hasta ella hay que nadar en marea vacía por un canal de agua que dejan las piedras de los lados y una vez allí disfrutar de los reflejos de éste sol que reinaba en este buen día de playa y entreno. Y como ya es tradición cuando llegamos a esa pequeña playa de la cueva que sólo algunos pocos privilegiados tenemos acceso (todo aquel que le guste nadar jeejejje), hemos comentado los futuros proyectos, laborales, deportivos, etc, en definitiva un buen día. Unos de esos días en los que acudes al trabajo muy relajado y te pasas recordando esas últimas brazadas, ese sabor del agua salada en la boca y esa sensación entre relajación y cansancio que te produce el contraste entre el frío del agua y el calor del sol radiante. Uno de esos días en los que escuchas hablando a algún compañero de trabajo ensimismado en algún problema que él solo lo ve como tal y te dices a ti mismo, a éste le hace falta un poco de natación en el mar.
A veces pienso, qué diferentes somos los locos de las bicis, los locos que nos tiramos al mar, los locos que estamos corriendo habiendo motos y coches, los locos que hacemos esos tres deportes a la vez, con lo bien que se está haciendo lo que hace la mayoría, con lo bien que se está preocupándose sin motivo de las cosas que no merecen la pena, con lo bien que se está estresado siguiendo el trepidante ritmo que se auto imponen los poseedores de la verdad del buen saber vivir. Yo por mi parte seguiré tratando mi locura con las dosis de medicina que me manda el Doctor Cabeza jejeejjejeje. Un abrazo a todos.

1 comentario: