viernes, 5 de marzo de 2010

La ilusión de la dificultad.


La dificultad no tiene significado absoluto, depende de nuestra preparación. Si nos hemos preparado, si hemos desarrollado todas las cualidades físicas, mentales y emocionales necesarias, entonces nada nos resultará difícil.
Con frecuencia el atleta ordinario ve fácil el entrenamiento al principio, pero cada vez se le hace más difícil según va pasando el tiempo. Este aumento del nivel de dificultad es tan corriente que lo consideramos como normal, pero, sin embargo no lo es: no es más que el reflejo de una preparación insuficiente.
El atleta natural ha desarrollado sus facultades desde el principio, con lo que el aprendizaje se hace cada vez más fácil, según pasa el tiempo. Para no seguir la curva del atleta ordinario, vamos a ver las razones fundamentales que nos obligarán a seguirla:
-Se subestima la importancia de una preparación minuciosa.
-No se sabe en qué consiste una preparación minuciosa.
-Se tiene prisa, se buscan atajos, porque no se tiene un mapa de los caminos ni, por lo tanto, una visión realista.
-Por falta de confianza, se intenta evitar un camino que parece lento y promete pocos resultados inmediatos.

3 comentarios:

  1. Entrenar es como la propia vida; el acúmulo de viviencias y experiencias progresivas , adaptadas a nuestras necesidades físicas y mentales, son las que nos harán progresar adecuadamente. Podemos probar a mejorar y aprender a palos, a golpes, como enseñaron a muchos de nuestros padres, ó incluso como nos enseñaron a muchos de nostros ; pero sabemos que este no es el mejor camino, así que vistámonos despacio y con paciencia, para lucir en el baile definitivo nuestras mejores galas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias mister por tu comentario, siempre creando escuela, al final me salió el tinte nacionalista y he puesto mi isla redonda y los colores de mi tierra, sin dejar a un lado el escudo del club y mención a mi entrenador, jejejeej. De ésta me gano el cielo.

    ResponderEliminar
  3. El cielo o el infierno, más lectores ó detractores, de la condición humana nunca se sabe que esperar... Por si las sorpresas, ya sabes.

    saludos.

    ResponderEliminar