jueves, 25 de marzo de 2010

Pundonor en Arinaga.



La última edición de Arinaga, ha traído consigo datos, estadísticas, nuevas bicis, nuevos materiales más competitivos, ligeros, resistentes, etc...... y también pundonor.

Preparas la estrategia de carrera y tu material a conciencia durante semanas, y dejas todo en orden la mañana de la competición, el material de la T1, el de la T2, últimos retoques a la bici y te diriges a la playa con tu neopreno a disponerte para la salida. Nervios afloran en ti y en el resto de los participantes pero tras el pistoletazo, comienzas a nadar un duro trecho de 3000 metros, que por cierto éste año se han sentido como 5000 por el mal tiempo. Sales del mar con ganas de pillar la bici y quitarte la sed producida por el agua salada, y cual es tu sorpresa cuando te encuentras la rueda delantera totalmente deshinchada. Te preguntas, ¿qué ha pasado? ¿qué he hecho mal?, se te vienen a la cabeza un millón de preguntas, pero en ese momento no sabes las respuestas, las circunstancias ahora son adversas, pero haciendo acopio de un gran pundonor optas por pedir una bomba e inflar y reparar el tubular dañado. Has perdido unos 8 minutos y ves como los rivales por ti bien conocidos como directos ya están marchando uno a uno. No te desanimas y te haces grande, piensas que una vez en ruta todavía te queda una oportunidad de superarte a ti mismo y emprendes tu marcha. Poco a poco te vas subiendo en ego y adelantas posiciones y al final, una vez terminada la prueba, sin esperanza de haber logrado un buen resultado te percatas que te llaman al podium, has quedado tercero de tu grupo de edad, dando una lección de que hay que luchar aún las circunstancias te sean adversas, de que el camino está mirando hacia adelante, de que lo que unos ven como un problema tu lo transformas en una oportunidad de demostrarte que puedes.


Dedicado a mi amigo Carmelo Ruíz por su pundonor y lucha, por su entrega y dedicación para con los demás. Un ejemplo a seguir por muchos de aquellos que arrepentidos ahora, no quisieron dar lo mejor de sí por superarse ante la adversidad o simplemente a ellos mismos.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Las Aptitudes Mentales. 2ª Parte.

La Imagen Ilusoria de si.

Tenemos una gran cantidad de imágenes de nuestra persona, todas ellas de cada una de las actividades que desarrollamos, cuando perdemos la seguridad, o nos preocupa una determinada tarea como hacer algo que no podemos hacer bien, nos imponemos una imagen arbitraria de nosotros mismos, dicha imagen nos quita la facilidad de aprender esa actividad y la alegría por afrontar ese aprendizaje. Podemos dar diferentes salidas a ese problema, abandonarnos a esa idea, ignorarla, resistirse a ella o utilizarla. Si nos abandonamos a ella, nuestro pasado se convertirá en nuestro futuro porque seguiremos pensando y actuando de acuerdo a esa imagen arbitraria auto creada, si la ignoramos, seguirá rondando nuestro subconsciente y aunque imperceptible continuará ahí. Si nos resistimos a ella estaremos malgastando nuestra energía ya que como si un ejercicio de relajación se tratara, cuanto más desees relajarte, menos lo consigues, ejemplo tonto pero cierto, ocurre cuando necesitas dormirte temprano y por más que lo deseas esa noche no te duermes hasta las cuatro de la madrugada. Pues entonces, ¿qué hacer?, utilizarla, sintamos esa idea arbitraria para luego poder romperla actuando totalmente en dirección opuesta a ella. Si decimos no me apetece hacer algo, o no sirvo para una determinada actividad, sintamos esa idea haciéndola nuestra por un momento, acto seguido, tenemos que cambiar esas frases por otras positivas, y volver a sentirlas nuevamente, aunque nos suenen a auténticas mentiras o no confiemos en ello, al pronunciarlas, se crea una especie de tensión interior entre nuestras palabras y nuestros actos, y cuanto más las repitamos, más nos obligaremos a cambiar para hacer concordar esa frase formulada con nuestras acciones. Ésto es debido a la ley psiquica del principio de la adaptación. No estamos obligados a creer en esa frase, basta con sentirla unos instantes antes de los entrenamientos o actividad a desarrollar y luego hacer lo que tengamos que hacer sin pensar más en ello. Si somos constantes con esa práctica veremos como nuestros actos comienzan a dar un cambio y a medida que ese cambio incremente desaparecerán nuestros antiguos límites. Tenemos que tener presente que el principio de Adaptación es más fuerte que la imagen ilusoria de sí, si aplicamos éste sencillo método, trabajamos con humildad, constancia y dejamos que dicha ley o principio actúe, hemos dado con la clave para matar al primer fantasma que ronda nuestra mente.
A simple vista las líneas azules en un primer momento nos dan la ilusión de estar torcidas, pero si trabajamos en ello y dejamos tiempo para adaptar nuestra visión, veremos que son rectas. Los cuadritos blancos y negros son como nuestros pensamientos, nos confunden de nuestra meta que es ver el camino recto (azul). Metafóricamente este dibujo traza un buen ejemplo de lo que sería una imagen ilusoria de sí, hay que aprender a ignorar los cuadritos blancos y negros, de cada uno depende .....

lunes, 15 de marzo de 2010

Las Aptitudes Mentales. 1ª Parte.

Nosotros como adultos, tenemos la mente llena de pensamientos problemáticos, éstos se nos manifiestan en temores, enfados, preocupaciones, suscitando con ello en nuestro cuerpo tensiones.
Todo esto ocurre porque inevitablemente tenemos pensamientos reactivos, ya que nuestra atención se desvía, de tal manera que aunque pensemos que está mal sentir cólera por una lesión, por ejemplo, se nos hace difícil no reaccionar en cólera inquietud o miedo.
Muchas veces pensamos que los problemas ocurren por fuerzas externas a nuestra persona, pero sencillamente estamos cayendo en una resistencia mental al curso de la vida.
Las facultades mentales comenzamos a ponerlas en liza cuando dejamos de quedarnos atrapados por esos muros auto creados por nuestra psique, y empezamos a no padecer su mal fruto, el cual se presenta en tensiones físicas.
En nuestra preparación procuramos maquillar éstas tensiones, realizando ejercicios de relajación, estiramientos, etc... , pero en un alto porcentaje, como casi todo en la vida, siempre recurrimos a curar habiendo olvidado prevenir, buscando el origen de esas tensiones.
Cuatro de los fantasmas a los que tenemos que vencer en nuestra lucha por liberar nuestra mente, son:
La imagen ilusoria de sí, el temor al fracaso, la auto-crítica destructiva y la falta de concentración.


En la imagen que he puesto, me encuentro yo mismo vestido de una de las componentes del Grupo Abba, jejejeje, he destruido con ello mi auto crítica destructiva (sin comentarios), la imagen ilusoria de mí (nunca me imaginaba de esa manera), el temor al fracaso (porque estoy estupenda) y la falta de concentración, (tenía que entrenar al día siguiente y no estaba concentrado). Bueno, espero que los comentarios sean del texto y no de las imágenes, aunque ya he tenido alguna crítica, jejejeeje.

viernes, 12 de marzo de 2010

Voy a Ganar en Arinaga.

Bueno pues sí, creo que quien siga mi consejo podrá subir al podium a mi lado. Esto va para la tranquilidad de mi hermano que será su primera participación en un triatlón de larga distancia, para que tú también ganes como lo haré yo.

Bueno, cuando estés en la salida y veas a tantos participantes, recuerda aquel día que hicimos la primera travesía a nado, el agua estaba calma y llegamos a esa cala, nos pensábamos exploradores y como si de un gran logro conseguido estuvimos hablando de ello durante más de un mes, y siempre nos decíamos, "qué guapo aquél día de la natación" ¿ Te acuerdas?, pues eso es una victoria y todavía no se ha dado la salida en Arinaga. Cuando se dé la salida disfruta del momento, pues eres uno de los priviligiados que han tenido la integridad física y moral de ser disciplinado consigo mismo, de haber trabajado duro, de haber madrugado para acudir al trabajo depués de haber entrenado sin tener fuerzas de cumplir con tu jornada pero le pones garra y acudir nuevamente al entreno una vez ésta terminada. De ser una persona que te reinventaste en cuanto a tu forma de alimentarte, de organizarte y de conocerte mejor a ti mismo.

Cuando estés en la bici no te pongas nervioso, estarás rodando sin tráfico, otro lujo impagable, verás pasarte a unos y pasarás a otros, es así, como la vida misma, pero serás ganador si recuerdas cuanto has progresado, y cuantos muros y barreras que antes te auto imponías has derribado. Así será igual en la carrera, sin presión sin prisa, disfrutando de tu esfuerzo y de tu superación, y valorando que tienes una vida plena, sana y próspera, puede que llegues a meta a las doce a la una a las dos, a las tres o las cuatro, pero como anécdota de valoración que te hago, es posible que termines antes de la hora que se despertarán los que salieron el sábado por la noche de marcha y se pusieron morados, jejejejeejejee.

Por eso cuando esté en la salida y una vez ésta dada, lucharé por superarme y sabré que por el camino ya andado y bien disfrutado me proclamaré victorioso de antemano y así espero que ocurra contigo y todo aquel que quiera creer en su victoria.

lunes, 8 de marzo de 2010

No-resistencia.

A cada acción corresponde una reacción opuesta de igual intensidad". La mayoría de nosotros conocemos esta ley y sus aplicaciones físicas, pero no sus consecuencias psicofísicas. La mayor parte de las acciones del hombre civilizado son intentos de oponerse al curso de la vida o retrasarlo, en vez de seguir la marcha de las cosas tal como son. Acciones de éste tipo crean problemas que se notan en el cuerpo bajo la forma de tensiones físicas, mentales y emocionales. La tensión es un dolor sutil y como todo dolor, es un mensaje que nos indica que algo no va bien. Sentimos esta tensión cuando nos salimos del orden natural. Si escuchamos este mensaje, asumimos la responsabilidad de nuestra propia actividad, causa de nuestros problemas, en vez de echarle las culpas a la vida o a las circunstancias. La ley de la acción reacción, genera una oposición mental cuando ensayamos mucho las cosas. Por esa razón, los atletas que ensayan mucho la forma de estirarse lo único que notan es que se ponen sus músculos en tensión. Los que ensayan siguiendo regímenes especiales tienen aún más ganas de comer o recuperar el peso perdido. El atleta natural nunca ensaya, su actitud es cómoda, relajada y progresa de forma natural, de ésta manera evita la resistencia interior. En la vida hay que dejar que los acontecimientos sucedan con naturalidad, dependiendo de la oportunidad y la complejidad de las circunstancias, ya que tratar de provocar las cosas no da más que problemas. Si comprendemos el espíritu de la no-resistencia, nos hacemos colaboradores de la naturaleza.

sábado, 6 de marzo de 2010

Para quien no le guste rezar en la última parte del Ironman.

Más allá de la noche que me cubre
negra como el abismo insondable,
doy gracias a los dioses que pudieran existir
por mi alma invicta.
En las azarosas garras de las circunstancias
nunca me he lamentado ni he pestañeado.
Sometido a los golpes del destino
mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.
Más allá de este lugar de cólera y lágrimas
donde yace el Horror de la Sombra,
la amenaza de los años
me encuentra, y me econtrará, sin miedo.
No importa cuán estrecho sea el portal,
cuán cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi destino:
soy el capitán de mi alma.
Dedicado en especial a aquellos que rezan un padre nuestro en la última parte de la maratón de un Ironman pidiendo o intentando sacar más fuerzas de donde no las tienen, es un poema que Nelson Mandela se repetía a diario durante los años que duró su encarcelamiento.
Para Carmelo Ruíz (Gacela de Telde), y para Jose María Abrante.

viernes, 5 de marzo de 2010

La ilusión de la dificultad.


La dificultad no tiene significado absoluto, depende de nuestra preparación. Si nos hemos preparado, si hemos desarrollado todas las cualidades físicas, mentales y emocionales necesarias, entonces nada nos resultará difícil.
Con frecuencia el atleta ordinario ve fácil el entrenamiento al principio, pero cada vez se le hace más difícil según va pasando el tiempo. Este aumento del nivel de dificultad es tan corriente que lo consideramos como normal, pero, sin embargo no lo es: no es más que el reflejo de una preparación insuficiente.
El atleta natural ha desarrollado sus facultades desde el principio, con lo que el aprendizaje se hace cada vez más fácil, según pasa el tiempo. Para no seguir la curva del atleta ordinario, vamos a ver las razones fundamentales que nos obligarán a seguirla:
-Se subestima la importancia de una preparación minuciosa.
-No se sabe en qué consiste una preparación minuciosa.
-Se tiene prisa, se buscan atajos, porque no se tiene un mapa de los caminos ni, por lo tanto, una visión realista.
-Por falta de confianza, se intenta evitar un camino que parece lento y promete pocos resultados inmediatos.

jueves, 4 de marzo de 2010

Principio de la Adaptación.

En el deporte al igual que en la vida, uno se desarrolla según el nivel de exigencia. El desarrollo es proporcional a lo que se exige, si no se exige nada no hay desarrollo, si se exige poco el desarrollo será limitado y con exigencias inadecuadas, habrá un desarrollo inadecuado.
- La exigencia necesita motivación, sin una motivación interior para hacer frente a la exigencia no puede haber una reacción duradera.
-La motivación debe tener un sentido, debe guardar una relación con nuestros valores de la vida, aparentemente nos debe aportar una mejora o unas ventajas que deseamos.
-La exigencia debe manifestarse por un incremento progresivo de la dificultad, tenemos que exigirnos a nosotros mismos, constantemente y día a día un poco más de lo que nos resulte agradable, un poco más de lo que nos sea fácil de realizar.
Conclusiones:
-El desarrollo (como dificultad progresiva) necesita un margen de tolerancia ante el fracaso. Inevitablemente conlleva una sucesión constante de "pequeños fracasos" antes de conseguir las metas que nos trazamos.
-La tolerancia ante el fracaso es el resultado de una comprensión intuitiva de la realidad y de la naturaleza de las leyes de aprendizaje. Unas esperanzas irrealistas hacen un atleta frustrado, el realismo engendra paciencia. Comprendiendo los principios naturales desarrollamos una actitud realista y optimista ante los pequeños fracasos de la vida.
* Por tanto si de igual manera que sometemos al cuerpo a exigencias graduales para que se adapte y se desarrolle, también hemos de hacerlo con el plano mental y afectivo. El organismo humano se adapta a las exigencias a las que está sometido dentro de los límites de su capacidad natural.
Aplicaciones psico-físicas del principio de adaptación:
La ley de la adaptación es del mismo tipo que el de la gravitación. Sin embargo, la mayoría de nosotros no confiamos plenamente en ella, porque tenemos demasiados límites conceptuales, demasiada confusión interior. Nos preguntamos constantemente: ¿serviré para ésta actividad? ¿Alcanzaré mis metas?, ¿triunfaré?. Preguntas de éste tipo no hacen más que crear tensiones y debilitar nuestra motivación. Seamos decididos, por lo menos confiemos en las leyes de la naturaleza tanto como en nuestra propia confusión interior.

El fruto de la perseverancia:


Desde el mismo momento que reconocemos el carácter inevitable de éste principio de adaptación, nos responsabilizamos, porque sabemos que nuestro éxito depende de lo que nos exijamos a nosotros mismos. Además, con ello ganamos la claridad y la seguridad psíquicas, porque, si decidimos llevar a cabo cualquier cosa dentro de nuestras posibilidades y si utilizamos estas leyes, sabremos que lo conseguiremos, no nos preguntamos cuando lanzamos una piedra si va a caer, ¿por qué dudar entonces de nuestro éxito?